¡Importante!

¡Importante! Os recordamos que no tenemos refugio para gatos, ni instalaciones, ni recursos económicos, ni nada parecido. Por ello nuestra capacidad es muy limitada y dependemos exclusivamente de casas de acogida, ayuda voluntaria y donaciones.
¡No les des la espalda, ayúdalos!

En el recuerdo


















Zeta

Nuestra pequeña Zeta era una hembra hija de nuestra mamá Lilith, gata abandonada que acogió nuestra voluntaria 3 días antes de dar a luz. Lilith, tuvo 6 gatitos, entre ellos a Zeta, nombre que se le dió por su colita en forma de zig-zag. Nuestra Zeta era una panterita preciosa y juguetona. Le encantaba dormir y jugar con sus hermanos. 6 meses después, algo le dañó el intestino y la operaron de urgencia, no superando la operación.

"Ayer se fue esta preciosidad, mi Zeta, la de la cola partida, mi curiosona empedernida, mi asustadiza. Ayer se apagó una estrella que vivió solo unos pocos meses, pero que en muy poco tiempo, hizo feliz a muchos, entre ellos a mí. Descansa, mi pequeña. Te queremos".
   





Mr. Spock 
Spock fue rescatado de la calle cuando unos perros intentaban destrozarle. Estaba desnutrido y deshidratado pero, aparte de eso, se lo veía bien. Era un gato muy cariñoso, inmensamente agradecido por haberlo sacado de la calle. Ronroneaba sin parar y solo quería estar durmiendo encima de alguien A los pocos días de estar en una casa empezó ha ponerse malo. Se le llevó al veterinario y estuvo ingresado algunos días pero no se pudo hacer nada por él. Los gatitos son muy fuertes, aguantan mucho, y a veces parecen muy sanos aunque en realidad estén muy enfermos. Sus riñones fallaron  y murió, pero no se ha ido, siempre estará con nosotros...
Nadie llora a los gatos abandonados
Spock ha muerto esta mañana. Su pequeño y desnutrido cuerpo no ha aguantado más. Yo no he parado de llorar desde entonces. Creo que nadie más ha llorado, solo yo, la que lo sacó de la calle, la que le dio de comer, la que lo dejó en un pequeño pasillo con una mantita. Ahora se ha ido y, probablemente, nadie lo recuerde dentro de unos días, unos meses o unos años... Era un gato de la calle, un gato que nadie quería, sin hogar, sin cariño. Ahora solo queda de él la correa azul que le compré, colgada en el corcho de los recuerdos de mi habitación como si fuera un tesoro. Puede que todos lo olviden pero yo no quiero olvidarlo. Tengo que conformarme con el consuelo de que no murió en la calle, solo, hambriento y con frío. Todos los días muren gatos en la calle. A veces gatos que no son de nadie y a veces gatos que fueron de alguien que no los quiso lo suficiente. Mueren silenciosamente, solos, sin que nadie lo sepa ni los llore. Nacieron para ser nuestros compañeros, nuestros iguales, pero les dimos la espalda egoistamente, algo que ellos nunca hubieran hecho. Yo no puedo ayudar a todos los gatos del mundo pero al menos intenté ayudar a Spock, al menos no murió solo en la calle, al menos tiene a alguien que lo llore.    




Yasid
Sólo tenía 2 meses. Lo encontramos con una hernia grande y una fuerte herida en el cuello... Lo llevamos al veterinario y a pesar de que la operación ha ido bien, al pincharle penicilina tuvo una reacción alérgica. Estuvo un día ingresado en la cámara de oxígeno, pero esta mañana nos ha dejado... no hay nada más que decir sobre él, casi no nos dio tiempo conocer su carácter alegre y sus trastadas. Se llamaba Yasid. Queremos que se recuerde a pesar de pasar tan rápido por nuestras vidas...
Yasid en el recuerdo
Tuviste nombre, Yasid, sólo durante unas horas...
"Martes. 23h. Salgo a pasear con mi perrita y oigo unos maullidos increíblemente fuertes y desesperados, eran desgarradores. Me acerco a casa a dejar a la perra y vuelvo con comida. Sale de debajo de un coche, un canijo de dos meses, era él el que maullaba tan fuerte?  Viene hacia mí sin ningún miedo. Le acaricio. Le encanta. Come algo, pero lo que quiere es mimos. Veo un bulto horrible en su tripa y es la excusa que necesito para llevarmelo. Le pongo camita, comida, agua y piedras, me voy a dormir que estoy muy cansada. Por la mañana veo que tiene también una herida muy fea debajo de la barbilla. Me preparo y vamos el vete. Hay que operar, tiene una hernia, su ombligo ha cicatrizado mal, también hay que coser la herida. No es una operación muy complicada. Todo va bien. Le dan el antibiótico postoperatorio, tiene una reacción alérgica, un shock anafiláctico, cámara de oxígeno, unas horas después nuestro angelito se había ido para siempre." 
No me arrepiento de haberte cogido, tampoco de haberte operado, había que hacerlo, sólo  de no haberte dado más cariño, haber pasado más horas contigo incluso haber dormido contigo. Me queda el consuelo, que esa noche dejaste de maullar, dejaste de tener miedo. ...unas horas en las que te sentiste protegido, cuidado y querido.
Hasta siempre Yasid!



Pirata
Indefenso, tuerto, tal vez enfermo... sólo vivió dos días desde que le recogimos.
Nos avisaron que el pobrecito era muy confíado, no podía quedarse solito en la calle y una persona, a la que le dio mucha pena, lo llevo a su casa en acogida. El gatito estaba muy bien aunque había perdido un ojo, jugaba, investigaba, por la noche durmió con una de las perritas de esta persona, acurrucado y ella dándole calor. Al día siguiente empezó con vómitos, diarreas y al de muy poquito se murió. Gracias Diana por sacarle de la calle, por darle un hogar y todo el cariño que pudiste en tan poco tiempo, y por acompañarle hasta el último momento.




Alaya
Un verdadero ángel se nos ha ido. Gracias Estefanía! Gracias por enseñar a Alaya lo que es el amor y el cariño, por preocuparte tantísimo y haber cuidado de ella tan maravillosamente, y sobretodo por haberle dado los mejores momentos de su vida. Gracias a tí y a ella este mundo ha sido y es un poquito mejor!
 

Un esfuerzo que sin duda mereció la pena.

Lo primero que hizo nada más salir del transportín fue meterse debajo del sofá. Mostrándose algo recelosa, sólo conseguí ganarme su confianza tentándola con algo de pienso y caricias, lo que la animó a abandonar su escondite para siempre.



En un principio temí que mi casa, llena de cables y demás objetos colgantes o al alcance, sirviera de parque de atracciones para un gatito juguetón, pero Alaya me sorprendió. Es la gata más tranquila que he conocido nunca, y su mirada y su forma de estar me transmiten mucha sabiduría… De ahí su nombre, que en sánscrito significa “alma universal”.


Aunque Alaya dio positivo en el test de leucemia, en un principio no presentó ningún síntoma que la diferenciara de cualquier otro gatito completamente sano. Sin embargo, al poco tiempo comenzó a presentar algunos problemillas, y ahora debe seguir una medicación, al menos temporalmente, que la ayude a ganar en salud y fuerza, para poder seguir acompañándonos durante mucho tiempo.

Admiro la fortaleza de los gatos, y especialmente la de Alaya. En su situación, yo ya estaría por los suelos, y en cambio ella sigue en pie, y sin haber cambiado ni un ápice su carácter. Bebe, come, hace sus necesidades en su cajón, duerme… y busca mi cuerpo… para acomodarse a él y seguir durmiendo. Sé que no le hace mucha gracia que la trate como a mi perro Jerry, y la colme de besos y abrazos, pero aún así no se queja y me lo permite. Ella, a cambio, me deleita con su siempre serena presencia y compañía, y me permite descansar mientras la acaricio, disfrutando de su suave tacto y su ronroneo.

Sé que para muchos puede significar un “sacrificio” hacerse cargo de un gato positivo en leucemia, pero para mí, al margen del dolor que me provoca tener que administrarle medicación, y notarla algunos días un poco más débil que de costumbre, es una recompensa disfrutar de la satisfacción de saber que estoy permitiendo que, una gata que en la calle no hubiera tenido ninguna posibilidad de sobrevivir, está disfrutando ahora de una vida llena de cuidados y amor. 

Porque, ¿quién rechazaría a un bebé por estar enfermo, y le negaría su derecho a vivir y disfrutar? Pues para mí los animales en general, y en este caso Alaya, son eso: seres puros e inocentes deseosos de disfrutar de una vida plena, y el que su cuerpo no goce de una salud completa no disminuye en nada eso, pues siguen cumpliendo con su misión: dar y recibir amor.

Por todo esto, animo profundamente a todas las personas a adoptar un gato, sea o no positivo. Algunos requieren más cuidados que otros, en el caso de que necesiten por temporadas medicación, pero todos ellos ofrecen gratuitamente el regalo más preciado por los seres humanos: compañía y amor incondicional.

Casa de acogida de Alaya

Mayu
El pasado viernes 18, por la mañana, nuestra pequeña Mayu nos abandonó. Su pequeño cuerpecito no pudo aguantar más. El jueves la ingresamos pues seguía sin comer y le comenzaban a fallar más cosas. Parece que lo que tuviera iba creciendo día a día, le empezaron a fallar los riñones, el hígado, los pulmones y el sistema digestivo. Todos nuestros esfuerzos no sirvieron para nada, la historia de Mayu parece que solo podía tener este triste final. Pero al menos nos queda el consuelo de haberle regalado unas semanas en las que tuvo un hogar de verdad, fue querida, mimada, adorada y cuidada. Siempre estarás con nosotros Mayu.

Vivimos en un mundo que cada día me parece más extraño. Todos los días escucho a gente estresada porque no saben que ropa ponerse, como peinarse el pelo, que zapatos comprarse o a donde irse de fiesta. Un mundo materialista donde tu corta existencia solo importó a unos poco. Pero nos importó mucho.

Durante unas semanas fuiste el centro de nuestras vidas. Solo pensábamos en mantenerte caliente, cómoda, limpita, hidratada y hasta en mantenerte distraída. Nos esforzábamos por hacerte andar, moverte, crearte interés para que jugaras con cosas, hacer que tuvieras ganas de comer. Y casi sin que me diera cuenta te trasformaste en mi niña, en mi pequeña Mayu. Te quería tanto y estaba tan preocupada por ti que había noches que hasta soñaba que seguía cuidándote. Llegaste sin nombre, y te dimos uno. Llegaste descuidada, y te cuidamos. Llegaste sin saber lo que era cariño de verdad y un hogar de verdad, y te lo dimos.

Pero aun con todo el esfuerzo que invertimos te nos fuiste, y dejaste en mí un vacío muy grande. Parece que estabas condenada a irte, pero la vida quiso ser buena contigo y te concedió unos días para que supieras lo que era un hogar y lo que era ser querida, y nosotros supiéramos lo felices que nos podrías hacer aun estando tan enfermita. 

Eras la cosita más dulce, tierna y frágil que jamás había visto. Confiada y cariñosa aunque no te habían tratado bien. Solo dormías tranquilita cuando estabas en nuestros brazos, y solo explorabas las habitaciones cuando íbamos contigo, caminando detrás de mí. A veces te aventurabas un poco, te alejabas, y corriendo me mirabas y venias a mí, a donde te sentías segura. Y eso es lo que me queda de ti, muchos recuerdos de muchas horas, y un gran repertorio de imágenes y vídeos, porque durante esas semanas tuviste una familia, una familia que te quiso y que juntó de ti muchos recuerdos para que nunca desaparecieras. 

Ahora estoy llena de pena y de tristeza, de dolor. Pero aun llorando tanto como estoy llorando, echándote tanto de menos y habiendo sufrido tanto, jamás me arrepentiré de haberte acogido. Cuando pase más tiempo la tristeza se irá, y solo me quedarán los bonitos recuerdos de haberte tenido junto a mí, mi niña, mi pequeña, mi Mayu. Siempre estarás con nosotros. [Casa de acogida de Mayu]

Izar
Izar, el hermanito de Alai ha fallecido.
Izar, pequeñito, nadie se imaginaba que algo así pudiera pasarte, hubiéramos hecho lo que sea por haber cambiado tu destino. El tiempo que viviste fuiste feliz junto a tu mami, ahora haremos por ella y por tu hermanito lo que no pudimos hacer por ti. Nunca te olvidaremos.


Liss
La medicación no ha tenido efecto. Liss se nos ha ido esta noche. Hemos intentado por todos los medios salvarla, pero parece que su destino era otro, por desgracia. Era un ángel y ahora descansa en paz. Solo nos queda el consuelo de que al menos no murió en la calle, no murió maltratada o entre los dientes de los perros que le azuzaban. Lo sentimos mucho pequeña, nada calma el dolor que has dejado con tu marcha, porque pese al poco tiempo que has pasado con nosotros te has hecho querer, y mucho.



Lucas
Este pequeñín se nos ha ido muy pronto. Lo acogimos y estaba aparentemente bien, pero de una noche a otra se nos ha puesto muy malito y finalmente nos dejaba. Gracias a su acogida por darle mucho amor en tan poco tiempo.

Tail
Nuestra gatita ha estado durante mucho tiempo en una casa de acogida donde ha sido muy querida. Finalmente, la misma acogida decidió adoptar a esta preciosidad. Hace poco, nos comunicaba que una mañana se puso muy malita, la llevaron al veterinario y allí murió sin saber qué le pasaba. Otro peluso que nos deja en muy poco tiempo.